domingo, 29 de mayo de 2011

Travesías. Exposición



En la Primera Parte de Travesías, decíamos que  el proyecto formó parte del BAC!2001 Barcelona Arte Contemporáneo; y que se realizó una exposición de ocho imágenes sobre un total de cuarenta registros diferentes. Las fotografías (a gran escala, 100 x 70 cm), en el intento de buscar nuevas formas de exhibirlas, fueron expuestas en escaparates de diferentes tiendas de calle Avinyó, pasando así a formar parte del paisaje urbano. Gracias al compromiso de Adrian Geralnik, su autor, pudimos recuperar algunas de las fotos de aquella exposición.










viernes, 27 de mayo de 2011

domingo, 22 de mayo de 2011

Travesías. Primera Parte



El proyecto de Adrián Geralnik, “Travesías”, se gesto íntegramente en Barcelona. Su primer motor fue una cicatriz propia del autor y la necesidad de transmitir estas marcas corporales. Ir más allá de lo estético para encontrarnos con historias pasadas, presentes y futuras...de hombres y mujeres, ser seducidos por ellas para así comenzar a navegar por diferentes vidas, hasta ser arrastrados fuera del marco de la fotografía y llegar a crear nuestras propias travesías para estos cuerpos. Sintiendo que ese vacío que produce la realidad potencia la afirmación de sí.
El proyecto formo parte del BAC!2001Barcelona Arte Contemporáneo; se realizó una exposición de ocho imágenes sobre un total de cuarenta registros diferentes. Las fotografías (a gran escala, 100x70 cm), en el intento de buscar nuevas formas de exhibirlas, fueron expuestas en escaparates de diferentes tiendas de calle Avinyó, pasando así a formar parte del paisaje urbano.




jueves, 19 de mayo de 2011

Pared de bambú


Las horas de caminata lo tumbaron en la cama cuando aún el sol se empecinaba en aparecer por detrás de unas nubes y reflejaba esporádicamente, sin estridencias, sobre algunos surfers. Él no estaba para olas y la cama lo tomó como una mujer, lo cobijó y lo relajó hasta el sueño.
La habitación era pequeña pero confortable; toda revestida en caña y con una cama con mosquitero, le dejó dormir en silencio hasta que el sol se ocultó por completo. De entrada no le había parecido nada increíble el hotel ni la habitación. Daba a un jardín trasero donde se tendía ropa y estaba pegada a otra habitación que dedujo de iguales características.
 Lo primero que lo despertó fue el ruido del candado al abrirse y la puerta al cerrarse. Salía de un sueño mórbido donde la extrañaba a ella. El sueño se ocupaba de transformar a ella en un hombre, y en ese momento el sentía que podía pegarle, tratarla de igual a igual. Por supuesto que jamás le había levantado la mano, pero en este momento, a la distancia y disculpado por el sueño se aprestaba a golpearla. Consiguieron despegarlo definitivamente del sueño unas voces de mujeres que hablaban en sueco; supo inmediatamente que era sueco y se sorprendió de su memoria auditiva. ¿De dónde sacaría su mente ese sonido que claramente se identificaba como sueco?
 Las luces de su habitación estaban apagadas y podía ver claramente los cientos de pequeños intersticios que dejaban escapar a la luz de la otra habitación. Se levantó sin hacer ruido, con cierta vergüenza de que supieran que estaba ahí. Se acercó a los huequitos, y como si siempre se hubiera dedicado a fisgonear, no tardó en encontrar la abertura apropiada que daba directamente al baño con cortina que la despreocupada sueca que estaba orinando no se había preocupado en correr, a la vez que seguía charlando con naturalidad con su amiga. Pudo ver como cogía el papel y como se secaba y arrojaba el papel al inodoro sin siquiera darle una mirada de despedida. Salió del baño sin que pudiera espiar nada interesante, y al segundo dio paso a la otra, que enseguida prendió la ducha mientras comenzaba a desvestirse.
 Vio su cuerpo, la blancura joven de las nalgas en contraste con el rojizo otorgado por el sol, vio unos pechos firmes y un vello púbico escaso y rubio, prolijamente recortado. Desnudo como estaba, comenzó a masturbarse, a mirarla y pajearse con un cierto prurito, sabía que no estaba bien lo que hacía pero no podía dejar de espiar esos pezones rosados y toda esa juventud hecha desnudez. La chica se metió al baño y el siguió masturbándose con las pocas imágenes que había atesorado en ese minuto o minuto y medio. La otra chica salió de la habitación y él espero hasta que escuchó cerrarse la ducha y el sonido de la cortina al descorrerse. En ese momento sí pudo verla en toda su dimensión. Era hermosa de cara, de ojos, de cuerpo entero; y mientras ella se secaba los pechos el se masturbaba con más rapidez, cuando comenzó a frotarse el vello del pubis eyaculó en silencio, con la boca contraída y con un placer indecible, mayor aún por el silencio en que se dio.
 Más tarde la cruzó cuando salía de la habitación, y más a la noche la cruzó por el centro mientras él se comía el plato más barato de Montañita. El resto de la noche lo dedicó a pasear en soledad, a ver el mar de noche, a imaginar la marea y la fuerza de la luna, a inquirir sobre esa constancia desmedida que lo subyugaba. 
 El mar lo imbuía de pensamientos que no elegía, la realidad, el mundo circundante eran catapultados por el mar de forma tal que era imposible hacerse el boludo. No le gustaban los gringos, no le gustaba Montañita. El lugar más apreciado por el turismo a él le parecía una mierda cargada de oportunistas y rubios que arruinaban el paisaje; el tan mentado paraíso natural a él se le develaba como un lugar donde parecía que la mayor ocupación de la gente residía en arrojar plástico a la arena. Los comerciantes le parecían deshonestos y con deseo de enriquecerse de la noche a la mañana, esperando con ansias en transformarse en uno de los que les daban de comer. Con sus lujos, los gringos habían traído también la envidia y la ambición. Tenía que reconocer que el lugar sin todo el aparataje de la industria de la diversión era un verdadero paraíso; y entre los pelícanos que parecían arpones de plomo y la cara que se apreciaba con imaginación en la elevación lejana, con la nariz de montañita en la cara acostada que daba nombre al lugar, y que a ambos recordaba de la tarde, ya que a esa hora de noche sin luna no se podía ver ni lo uno ni lo otro; pudo imaginar que nada de lo que había alrededor existía, y que su existencia era mera casualidad intangible.
Volvió a la habitación tarde y medio borracho. Como llegó se desnudo y se metió a la ducha. Salió triste, lo embargaba una mezcla de recuerdos pasados y de soledad actual, la angustia de la necesidad, la necesidad de un abrazo cercano, de un cuerpo de mujer. Se acostó y se masturbó en silencio, pensando en ella otra vez, como casi todas las veces que lo hacía; por más que se le cruzaran miles de imágenes siempre cuando eyaculaba se adueñaba del orgasmo la imagen de ella. Acabó en silencio y con angustia, sin saber jamás que al otro lado del bambú se estaba masturbando una chica sueca.


Adrian Dubinsky el "Ruso"

martes, 17 de mayo de 2011

Editorial. Las "puertitas" de la señora Fatale


Cumplimos nuestro cuarto mes de publicación, y con esta suerte de reto “retro futurista” que nos impusimos (intentar que este blog sea lo mas parecido a una revista impresa) presentamos el inicio del quinto mes con una nueva portada.
Fatale va. Se mete hasta lo más hondo. Sin miedo a equivocarse. Se equivoca. Tiene pudor también, de verse capaz de cualquier cosa. Se sonroja con un delicado piropo, pero no hay orgia que se pierda.
No sabe muy bien la diferencia entre pornografía y erotismo, porque considera que la imagen de una penetración que colma el primer plano también puede ser cultura 
Es muy puta y le gusta. Y escucha a sus clientes, esos que solo pagan por hablar un rato, con la vista puesta en el viejo reloj de pared. Eyacula contra los limites, y contra la misma pared del viejo reloj, solo que al otro lado y con la oreja pegada.    
Es minimizada en su formato digital, cuando alguien nos mira por arriba del hombro. Es “El” blog. Es “La” revista. Y a esta altura, si alguna vez vuelve a hacer papel, probablemente le pondríamos una portada de revista de motos para que no se tenga que camuflar con publicaciones “decentes”.
Es para mayores de 18 años, pero bien podrían leerla a partir de los trece
Se contradice (pobre de aquel que  nunca lo hace) vean sino: cada vez se aleja mas de ser un producto comercial sin desatender que tiene necesidades de producto comercial. Necesita dinero para poder crecer sin medida, y no piensa quitar ni una coma por nadie, porque es caprichosa y arbitraria como la abstinencia
Es hombres con tetas y mujeres con bigote que aun, a pesar de todo, siguen creyendo en dios y en palomas mensajeras que transportan la eyaculación de ese dios, para luego descender  a la tierra y fecundar  vírgenes de dudosos hímenes.
Es agnóstica. Perversa. Fetichista. Un ida y vuelta entre Barcelona y Buenos Aires.
Es de un futuro incierto aun para quienes la hacemos.

Andrés Casabona 



domingo, 8 de mayo de 2011

La Metamorfosis. Por Charly. ¡El desenlace!

El reencuentro


7 años!.... es mucho tiempo no?....


Yo ya tenia 25. Vivía solo.


Un día suena el teléfono. Atiendo. Y quien era?!....


Ella! Era ella! El piso se sacudió un poquito debajo de mis pies; y yo me aferré al teléfono como si fuera el último tramo de cuerda antes del precipicio...


Me preguntó como andaba, tanto tiempo, que se había enterado por una amiga que yo vivía solo... que bueno seria volver a verte... bla bla bla


Uahu, comencé a flashar...


Imagínense, yo le dije que seria fantástico, que porque no se venia a mi casa y almorzábamos y recordábamos viejos tiempos.


Me dijo que SI. Un rotundo y alucinante SI. Un SI cargado de música y esperanzas.


Era feriado y me dijo: voy para allá.


Para que seguir detallando mi locura de ese momento... inolvidable... vinieron a mi mente nuevamente todas sus imágenes: su cuerpo vestido y desnudo (obviamente según mi imaginación)


Mi raciocinio comenzó a moverse: bueno, si me llamó es porque quiere algo, me extraña, no para... eras como su hermano y aparte.... un detalle fundamental: ella era una mojigata que tenía un candado en sus compuertas al placer... no era una partidaria del sexo libre! Para nada!


Y entonces? Basta! Preparate para lo que sea.


Me bañe, me perfumé... me empilche... y me senté a esperar...estaba muy nervioso! Verla de nuevo!


En eso sonó el portero eléctrico...


Mi interior estalló en mil pedazos! Tranquilo flaco tranquilo... respirar hondo... relajar....


Quién es?.... soy yo...


Soy yo... otro golpe en el estómago. Presioné el botón que abre la puerta de entrada al edificio.


Yo vivía en un departamento en el séptimo piso, a unos tres metros del ascensor. Ese tiempo hasta que el ascensor se tomó para arribar al séptimo piso con su preciada carga adentro... fue interminable!


No pensaba abrir la puerta. Tenia que esperar a que ella llamara a la misma...sino parecería un desesperado!


Sentí que el ascensor llegaba. Sentí el abrir y cerrar de la puerta del ascensor. Y comencé a sentir el avanzar de sus pasos hacia mi departamento... pero...


Algo extraño comenzó a ocurrir... ah señores! Aquí la historia toma un rumbo muy desafortunado! 


Los pasos que se aproximaban a mi puerta sonaban muy pesados... muy densos... me dije: será otra persona, parecen los pasos de un tipo! Y grandote!


Pero en eso, llaman a mi puerta... flaco, llegó el momento. Me repasé un poquito ante el espejo y me dirigí hacia mi destino.
Abrí la puerta sin preguntar quien era y... efectivamente... era ella... pero...


No podia salir de mi asombro... frente mío estaba parada ella con una gran sonrisa dibujada en su rostro, pero tan cambiada...


Por donde empezar... recuerdan que era alta; bueno, seguía siendo alta pero con el agregado que se había ensanchado como medio metro hacia los costados!


Su rostro era una perfecta esfera de considerable diámetro! Su hermoso pelo largo, ahora era corto y pajoso!!


Sus brazos... eran los de un jugador de rugby (pero de los gordos esos que hacen de pilar eh...)


Creo que tenía una blusa oscura y una amplia pollera (ropaje de obesa), pero ya no recuerdo claramente, ya que estaba asombrado ante este ser dantesco y gigantesco que se encontraba ante mí!

Yo no podía salir de mi estupor. No podía concebir lo que mis ojos veían. Ella me dijo: eh! Hola! Puedo pasar?!


Sí, sí, adelante.


Pedimos empanadas y hablamos de tiempos pasados... yo no podía abandonar el estado de shock en el cual me hallaba ante la metamorfosis del “bombón” en “paquidermo”... mis instintos sexuales se debatían en mi interior y no se decidían acerca de lo que querían.


Luego de una hora de mucho hablar, se hizo el silencio... ella me miraba a los ojos, y yo la evitaba... miraba hacia el techo... hacia las paredes...


Repentinamente, ella dijo:


-Vamos a ver la tele!


A ver la tele?! Esta no vio que la tele no esta acá? La tele está en la habitación... me parecía muy raro que, con lo mojigata que era (como antes mencioné), me propusiera algo tan “descabellado”!.


-Pero la Tele... esta en el dormitorio...
- Y? !Vamos dale! 


Ah bueno...


Allá fuimos.
Muy decidida ella se arrojó en mi cama, la cual era muy elástica - en aquel entonces yo tenia uno de esos “somier” que tienen una base sin patas - la cual ante el peso de mi amiga emitió algunos crujidos de dolor. Yo me recosté a su lado.


Prendí la TV.


Me sentía extraño, nervioso, confundido... no sabia que hacer con esta situación... y me dije: ya está, a mirar la tele y se terminó!


Pero, sin previo aviso ni auspicio... el paquidermo se levantó de un salto con una agilidad propia de un mono tití (nada mas que este más que mono era king kong), y desde su gran altura me miró por un instante... contemplativa... inquisidora...desafiante...


Una mirada extraña... se dirigió al ventanal de la habitación (muy pequeña por cierto. El ventanal daba a un pequeño balcón estilo francés), y en una milésima de segundo oscureció el habitáculo bajando la persiana hasta el tope inferior. Quedamos iluminados solo por la luz difusa y colorida de la TV.


Yo ... yo estaba duro!!! no respondía... no sabia que decir!


El paquidermo apoyó sus manazas en su cintura, dejando sus enormes brazos en ángulo y muy decidida me dijo clavándome una mirada psicótica:


- Bueno, mirá esto debe quedar entre nosotros. Ok?
- ... Ok 


Esa fue mi acotada respuesta.


Y aquí se desató el vendaval...


Sus ropas se despegaron de su cuerpo con una facilidad que en ese cuerpo tan tosco y enorme daba un espectáculo grotesco. Cuando quedó totalmente desnuda, el Paquidermus hipopotamus se mostró en todos su esplendor: sus pesadas, abundantes y expandidas carnes colgaban desde sus piernas, brazos, cuello... como achuras expuestas en una cruz de un asador!! El espectáculo, iluminado por las luces intermitentes y variadas de la TV en la oscuridad de esa habitación, parecía sacado de una escena del Exorcista.


La cosa es que yo seguía acostado en línea recta, vestido y azorado ante lo que ocurría... mis sentidos y mi entendimiento no daban crédito a lo que ocurría!!


Me solicitó, de una manera muy imperativa, que me quitara mis ropas. A lo cual yo respondí con movimientos aletargados y poco agraciados. Ella desesperó y comenzó a ayudarme.


Cuadro siguiente: no encontramos desnudos uno junto al otro extendidos a los largo y ancho de mis aposentos. El lugar que ella ocupaba se hundía por su considerable peso, provocando que mi leve ser se deslizara hacia ella.


Pero... ahí mi fiel compañero de siempre... nunca ausente... siempre dispuesto... apareció en escena. Mi erecto pene se levantó, y su rosada cabeza, expuesta a la atmósfera de los seres vivos, se quitó su pasamontaña y con su único ojo me miró y me dijo:


- Hermano, basta de boludeces. Llegó el momento tan esperado. Adelante valiente! Arremetamos! A conquistar nuevas fronteras!


Sí tal cual, le dije.


Ahí nomás me arrojé sobre el enorme cuerpo carnoso de mi compañera y comencé a besarlo: sus piernas, su sexo, su abdomen, sus pechos! Ja, no estaba tan mal después de todo! Mi fiel compañero y yo compartíamos una emoción desenfrenada, gustosa, poética!


Hasta que llegué a su boca e intenté besarla...


- Noooo!!!!


Exclamó de un solo y contundente grito. Me quedé duró y contemplándola con mi cuerpo reposado sobre su enorme plataforma de carne.


- No! La boca no! Besos nooo!!


Mi dios, que esto!! Me dije. Pero que pasa!?


- solo sexo, la boca no.
Y ese grito esquizofrénico me volvió a mi anterior estado de nervios. Pero nuevamente mi fiel compañero me apoyó en este difícil transe diciendo:


- Que se joda! Si no quiere besos no hay besos! Vamos amigo! Directo al grano!


Sí, sí eso, al grano


Abrí sus piernas... tome envión y... mandé al compañero hacia ese nuevo e inexplorado territorio...


O por lo menos eso intenté... cuando el compañero empujó, ahora sí ayudado por mí, la enorme mujer emitió un terrible grito de dolor! 


AAAAHHHHHHH!!!!!


Que exageración!! Pero que carajo pasa!! Pensé
No importa! Vamos de nuevo y allá fuimos...


Dos, tres veces... todas acompañadas de horripilantes gritos desgarradores...


No... pensé.. esto es mucho para mí...basta


Salí de encima de ella y me arroje a su lado boca arriba...


Pero ella, muy decidida arremetió contra mi cuerpo montándose sobre mí! Tomó al compañero con su abusadora y enorme manota y lo introdujo a la fuerza en su interior! Acompañaba sus acciones con extraños gemidos guturales, muy lejanos a los musicales sonidos del placer...


Y comenzó a sacudirse encima mío de una forma bestial... era tan enorme... ese cuerpo giganteso sacudiéndose encima mío, inmisericordioso, violador, aberrante, prepotente....


Y el compañero... el que más sufría este atropello, me abandonó: - lo siento amigo, pero esto no es lo que yo llamo un momento lujurioso y apasionante. Esto es... nada, chau...


La erección desapareció... desapareció!!


Pero el enorme ser que me atacaba, no se había percatado y seguía saltando sobre mi endeble cuerpo como si fuera una cama elástica gritando incivilizadamente, como un indio triunfante al apoderarse de la cabellera del hombre blanco!!!


Aaaahhhh
Aaaahhhh
Aaaahhhh


Mi gesto de horror y desesperación debió ser único. 
En un momento, dije basta! Basta! Esto debe terminar! Concentré todas mis fuerzas en mis brazos y manos y aferrándola de la cintura la arrojé a un costado!


Había que terminar con ese suplicio....


Confundido.... sin saber que decir... herido en mi orgullo de macho erecto... ni la miré y le dije: - me voy a duchar...


Ella no respondió. El baño era el ocaso, la tierra prometida, el lugar donde alejarme de aquella criatura extraña y malévola.


Me duché durante unos quince minutos aproximadamente. Permití al agua deslizarse por todos los recovecos y superficies de mi cuerpo. Aahh... el agua me tranquilizaba... trataba de pensar qué había ocurrido en aquella habitación donde tuve la posibilidad de conectarme carnalmente con esa hembra perseguida por mi durante tanto tiempo. Pero no llegue a ninguna conclusión. Todo se había derrumbado... todo estaba perdido...


Que se vaya! Se tiene que ir ahora mismo!


Salí de la ducha, me sequé, me tapé con el toallón, tome coraje y decidí salir del baño para ver que ocurría afuera.


Muy despacio me fui asomando hacia la habitación, teniendo la esperanza de no encontrarla mas allí. Teniendo la esperanza que se hubiera vestido y marchado... 


Pero no... la muy descarada allí estaba... arrojada en pleno sobre mis aposentos. Seguía totalmente desnuda. Su enorme culo desnudo me miraba y se reía a carcajadas. Sus piernas en ángulo de 90 grados dejando las plantas de sus pies en dirección al techo. Las manos en su rostro. Su rostro, a través de sus ojos, atento a la TV.


- Mmm... ejem.... eh… flaca… vienen unos amigos ahora en un ratito. Si no te molesta... disculpame... viste como es esto de los amigos...  


- Si como no ...


Se vistió y se marchó.


Cuando se cerró la puerta de mi departamento y ella se había marchado, me senté en mi sillón y prendí un cigarrillo...


Pité, exhalé, volví a pitar y volví a exhalar... pensé... de pronto me reí... me reí más... y más...


Que rápido pueden esfumarse todas las ilusiones que nos hacemos acerca de las cosas no?!


La puta...


Leyeron la Metamorfosis de Kafka?

viernes, 6 de mayo de 2011

La Metamorfosis. Por Charly

La previa

Cuando yo era un adolescente de 18 años, romántico y enamoradizo, conocí a una mujer que me flechó. Tenia mi misma edad.

Era un bombón: alta (1.75), flaquita, buenas tetas, buen culo, ojos grandes y oscuros, pelo lacio y negro por debajo de los hombros y muy divertida.

En cuanto a la inteligencia... bue... hasta por ahí no más vió... no se van a imaginar gran cosa...

Pero bueno, la cosa es que estaba muy fuerte. Yo la empecé a ver seguido, y me entré a calentar cada vez más...

Yo no soy lo que se puede llamar un sex simbol... hacía lo que podía... iba al gimnasio, tomaba sol... que se yo...todas esas boludeces superficiales que uno hace para gustarle superficialmente a una mujer.

Pero... nada logré desde los superficial, y le entré por la clásica:

La Amistad. Ja... 

Parecía que todo marchaba... ella pegó buena onda conmigo, comenzamos a salir de noche, a cenar, ir al cine...

Hasta que dije: papi, metele porque te me vas de mambo con la historia de la amistad, y después viste como termina esto! Terminas todos los días tocándote en la apabullante soledad del ser, imaginando en tu siniestro interior intuitivo como serán las tetas y el culo de esa mujer tan ambicionada.

Entonces, tire el zarpazo. Una noche después de cenar, paseamos por la reserva ecológica... y en un momento muy oportuno de cercanía, le arroje un cabezazo! (un beso quiero decir).

Que cagada hermano!... me echó fleé! Ahí no mas entró con la historia de la decepción, que ella me veía como un gran amigo (casi hermano!), que ahora no sabia como manejar la situación.... que qué iba a pasar...

Bue... ahí el tipo entró con todo el argumento de la superación: bueno che, no es para tanto, fue un error, me pase de mambo, hoy tome unas copitas de mas, sos una mina tan joya... no te quiero perder...

Y acá vino el error fatal. Le dije:....quiero seguir siendo tu amigo por siempre....

Error!! Ahí la embarré toda hermano! Tanto laburo arrojado por la borda.

Resumiendo lo que vino después, nos seguimos viendo un tiempo, yo me había convertido en un real hermano para ella, hasta que me repudri del asunto y la mandé a la mierda.

Por siete años no volví a verla ni a saber nada de ella....


¡En la próxima publicación de Fatale el desenlace!

domingo, 1 de mayo de 2011

Ella

Un viaje a la locura. Un sin pensar fugaz. Un impulso poderoso nacido desde lo mas intimo, y manifestado en feroz exteriorización. Exteriorización materializada en el cuerpo radiante de energía; cuerpo poseído por la libido en su punto álgido.
La existencia propia a partir de la existencia del otro es la razón de ser de la libido. Su existencia se materializa a partir de su deseo puesto en otro. Su deseo es poseer al otro. Sin el deseo del otro, la libido no existe. Ella debe poseer. Ella quiere poseer. Ella necesita penetrar en el otro. Conocer su interior. Usurparlo. Tenerlo. Gozarlo.
Y el goce es la verdadera realización de la libido. Aquí se manifiesta en todo su esplendor. Pero para lograr su más alto esplendor, necesita no solo lograr su propio goce, sino también el goce del otro.
La conjunción de los goces, la unión de las libidos, la mayor expresión del placer.
Ferocidad absoluta. Deseo convulsionado. Pasión descontrolada. La convulsión interna del todo. La agitación de la libido. Explosión en el interior del ser. Desborde incontenible hacia el exterior.
La libido guía a la ferocidad, al deseo y a la pasión hacia otro ser y cuando lo encuentra, lo penetra. Esta agitación penetradora colisiona con la convulsión interna del otro ser que también busca su proyección hacia el exterior.
Las libidos se enfrentan en una batalla campal que trasciende a los cuerpos. 
Ambas libidos se embeben mutuamente y se convierten en lo deseado: el Goce.
Las libidos han perecido en la batalla para dar lugar al Goce todo poderoso que toma control del todo y sacude a los cuerpos y los estremece.
Los cuerpos materiales son dominados; la razón es expulsada violentamente; no hay lugar para ella. No hay lugar para el pensamiento. Solo hay lugar para la acción y la sensibilidad absolutas.
Y en la parte final, el Goce arrastra a los cuerpos hacia el punto culmine donde se muestran todas sus manifestaciones naturales: manos enterradas en la carne, caricias inconscientes, violencia pacifica, presiones físicas, flujos calientes, sudores exquisitos, ojos desorbitados, sonidos corporales, palabras extraviadas por el abandono de la razón.
La extenuación quiere entrar en el juego, y lo intenta, pero el Goce le cierra el paso. Se lo impide. La extenuación entra en el juego y toma a los cuerpos. Pero el Goce es mas fuerte y se ríe a carcajadas de la extenuación, mientras los cuerpos gozosos siguen y siguen en su interminable frenesí.
Y llega ese punto culmine que se quiere pero no se quiere. El deseo contradictorio del momento culmine que se desea y no se desea a la vez. El deseo del momento más bello que trae de compañera a la paz interior y exterior. 
Pero esta pareja viene a despedir al Goce.
Y el Goce, que ya se ha divertido bastante, acepta retirarse pero no sin antes detonar una gran explosión.
Y la explosión llega. La explosión es el punto culminante. Gritos. Desenfreno. Desenfado. Placer. El terremoto final que trae el derrumbe. Momento final. Fiesta donde todos danzan al compás del Goce: la extenuación, la locura, la alegría, el interior exteriorizado y la frustrada razón que observa aquel “sin sentido” desde su exilio, impedida de disfrutar de tan increíble deleite.
El Goce se va. Todo relaja. Sentidos, materia y espíritu descansan finalmente. La extenuación se queda durante un rato. Prende un cigarro y sonríe maliciosamente observando al Goce alejarse.
Por fin, la razón vuelve a ingresar a su morada acompañada por una manifestación de pensamientos que se fueron agolpando en las inmediaciones; ansiosos por volver. La extenuación ríe al contemplar esa turba alocada y torpe de manifestantes ingresando desordenadamente al interior, reclamando atención.
Y por allá a lo lejos, sí, por allá a lo lejos se ve asomar con picara sonrisa a la vieja revolucionaria que ya busca el momento oportuno para una nueva escaramuza. La vieja bruja que cree en la revolución constante y que no quiere dejar en paz a los sentidos, instintos, pensamientos y demás espectros débiles con los cuales suele divertirse en su constante arenga.
La libido le guiña un ojo a la extenuación y esta comprende que ya no le queda mucho tiempo. Comienza a prepararse para abandonar el lugar. Conoce a la libido y sabe sus intenciones.
La libido se va acercando con mucho disimulo montada en su corcel el deseo. Y en la medida en que se acerca, su sonrisa picaresca y maliciosa va creciendo.
La razón y sus pensamientos comienzan a inquietarse nuevamente. No les gusta abandonar ni por un instante al ser. Saben que cuando lo hacen, el ser se vuelve animal. Y saben que cuando el ser es animal, el ser es feliz.

Charly 

miércoles, 27 de abril de 2011

lunes, 25 de abril de 2011

Gama Benzeno. Primera Parte

Gama Benzeno se presenta:


"La pornografía, lo duro, lo que la gente hace en privado yo lo saco a flote y lo transmuto, lo que sea, una penetración, una mamada, pero en un cuadro"


"He pasado por el comic, la pintura, la publicidad, el diseño grafico, ahora el cine me parece la perfecta comunión entre muchas artes"


"Trato de desarrollar una constante alrededor de la violencia y sobre todo, las cosas raras, tal y como es mi percepción del mundo. El mundo para mi es misterioso"


"Tengo libros de Dalí, pornografía de los 80, comics... creo que todos los artistas me influencian. En mi ultima producción me ha influenciado la Bauhaus, Warhol, el comic..."








domingo, 24 de abril de 2011

Vos

Llega la noche. Los párpados pesan. La quietud avanza. El cansancio saluda. Una ducha. Eso relaja. Una complacencia post ducha. Un poco de tv entre sábanas. Algunos recuerdos del día paseándose en paralelo entre imágenes televisivas catapultadas al interior del ser a través de las compuertas de la observación.
El peso de lo párpados se torna insostenible. El ardor del sueño se hace presente. Off. Las imágenes televisivas terminan. Los párpados ganan la pulseada y las persianas cierran a la espera del nuevo día.
Y llega el amo de la noche. Ante él todos los sentidos hacen reverencias. Las imágenes, los recuerdos, lo físico, todo. El amo llega al caer la noche para tomar posesión del ser.
Y el amo te abraza y arrastra suavemente hacia su reino en las profundidades de los sueños. Un reinado ancestral y antiquísimo como las civilizaciones más antiguas del mundo terrenal. Pero este es un mundo paralelo. Un mundo extraño. Algunas veces hermoso y otras tenebroso. Aquí, similitud con la vida real.
Entregarse al amo. Él te revela su reino fantasioso y fabulístico. Él carga en tu bolso de viaje imágenes, pensamientos y recuerdos, para combinarlos y mostrarte alguna quimera fabricada con tu propio interior.
Y te dejas llevar. Y el amo te deja bajo la frondosa copa de algún árbol de ensueño. El tiempo pasa en esa tierra pero sin pasar. Debiera de suponerse que pasa, pero realmente desconoces su transcurrir y pierdes la noción.
Lo maravilloso del caso es cuando tu sueño se cruza y enlaza con el de otro ser del cual tienes conocimiento en el mundo terrenal. Pero lo que realmente resulta de tu agrado es cuando encuentras a ese ser exquisito con el cual sueles hallarte. Ser hermoso como su sueño que siempre llega cargado de emociones y pasiones ricas. Sensaciones. Placeres.
Ese ser tan poderosamente hermoso que logra no solo imbuirse en tus sueños sino que además los mezcla con tu realidad corporal. Unir el mundo de los sueños con lo corpóreo. 
Ese ser se muestra en tu sueño y expone ante ti su cuerpo desnudo. Tan diferente al tuyo. Tan dialécticamente atractivo. Tan bello por negación de tu propia forma corpórea. Te pide caricias. Necesita tus caricias y eso conmueve tu interior y tu tacto explota de deseo. Tu tacto convertido en las extensiones nerviosas del deseo más puro y placentero del ser.
El ser hermoso también desea depositar sus caricias en tu cuerpo. Sus extremidades extendidas hacia ti y su penetrante mirada concentrada en tu materia corpórea así te lo señalan.
La maravilla del deseo mutuo. Sueño entrelazado como un tejido bicolor convertido en uno. Unión. Conexión. Calor. Humedad. Ardor. Placer infinito.
Despertar aparente en medio del vendaval de sensaciones apabullantes. Abrir de ojos. Mundo de ensueño o de realidades corpóreas? No lo sabes. No te interesa. No te preocupa la simil realidad simil sueño. Porque aquella unión es tan plena que ese limbo se convierte en algo mas digno y espiritual que cualquier concepción intelectual proveniente del raciocinio del ente humano.
La pasión en todo su esplendor debatiéndose entre la fantasía del sueño y la realidad del vivir.
Amor exquisitamente incomparable. Solo logrado en la conjunción con el otro ser. Con ningún otro. Unión carnal y espiritual. Agitación de los órganos naturales. Hervor de la sangre que se convierte en olas que rompen contra acantilados. Trascender el límite de la excitación. Necesidad de la incontenible conmoción interna de explotar hacia el exterior. Romper en gemidos y exclamaciones. Aferrarse. Entrelazarse. Deseo, amor y pasión mezclándose como poción química revuelta por los cuerpos que con su calor convierten los líquidos en vapor. Vapor del espíritu que es respirado llenando el interior de plenitud.
El oasis. El descanso al lado del canal. La frescura del agua corriente. La estabilización de los sentidos. Las miradas que se cruzan. Tímidas sonrisas las acompañan. Los rostros en la arena, las miradas juntas en un punto de inflexión.
La plenitud del amor brindado y correspondido del ser amado. El descubrimiento del sentimiento verdadero. Allí. En ese punto de inflexión. Sonrisa tímida que se convierte en sonrisa desvergonzada irradiante de alegría. Franca. Bella. Amiga. Amante. Alegría expresada en carcajada.
Regreso al árbol de ensueño. El ser es pleno. El ser es feliz. Ya no hay imágenes. Hay un descanso sano y reparador. Debajo de la copa de aquel árbol de ensueño.
Sueño? Realidad? No importan en este caso. La imagen de su belleza impresa como sello indeleble en el interior del ser trasciende cualquier mundo o dimensión deseable por los sentidos materiales.


Carlos Plantamura

jueves, 21 de abril de 2011

Erotismo gastronómico. Domingo de Ramos. Semana "Non Santa"



Estoy en Buenos Aires desde hace dos meses. Es mi provincia, el lugar donde nací. Es la tierra de mis padres, que no de mis abuelos – nacidos en un puerto de mar a orillas del Mediterráneo -, italianos con raíces griegas. Estoy en una ciudad a 13 km de la capital donde quizás, eso me contaron, la primera casa fue la de Don Enrique De Lely, padre de Armando, padre de Esther… mi mama , familia de nobles guardabarreras, héroes salvavidas de plebeyos suicidas, económicos y sentimentales. Hombres y mujeres rudos, de pistola al cinto y esposa adosada.
He dejado la bonhomía de mi vida en Barcelona para instalarme en las calles sucias y decadentes de una ciudad que fue, hace mas de 50 años atrás, el lugar preferido de la burguesía porteña para construir sus palacetes de fin de semana…
Me preguntan porque?
Eso es para contarlo cualquier otro día, en una mesa de café, con un buen calvados en la mano (francés-of course- difícil de conseguir en Argentina), un buen puro, y oídos femeninos curiosos …ávidos de las aventuras de un abuelo nómada y libertino.
Resulta que mi madre ya es octogenaria y casi no sale de su hogar. Así que, como gentileza a su hospitalidad, ya que estoy viviendo en su casa, le prometí concurrir a la misa del Domingo de Ramos- dia en que la iglesia católica celebra la entrada triunfal de Jesús  en Jerusalén- y regresar con el ramito de olivos bendecido entre los dientes… como una rosa que se lleva a la amante a la cama.
Fue una experiencia verdaderamente inolvidable, gastronómica, erótica y religiosa.
La misa comenzaba a las once. Me levante temprano y desayune como los dioses: medialunas de grasa (que cruasán ni que ocho cuartos!!!), piña natural, café, por supuesto, mermelada de frutos del bosque con queso tetilla casero y mantequilla inglesa importada… de Andorra.
Me duche , robe un hermoso clavel del florero del comedor y toque el timbre de la vecina del apartamento de enfrente… un poco joven para mi, lo reconozco, un poco “loca” también, pero atractiva y creyente. La invite a acompañarme y acepto. Llevaba en sus brazos casi un árbol de olivo (puro y virgen) para ser bendecido. 
Yo había olvidado el enorme erotismo de la liturgia católica: Un cura agradable y seis efebos monaguillos, (por suerte adolescentes, no nos vayan a tildar de pederastas), todos vestidos de blanco, con esas sotanas traslucidas y almidonadas que si no llevaran ropa debajo serian el colmo del fetichismo (quien dijo que en el mucho mostrar esta el deseo?).
Las niñas, por supuesto, ni pisaban el altar, pero componían un coro de ángeles y las tres cuartas partes de los asistentes.
No pretendo ser sacrílego: creo en Dios, y en Dios hombre hecho a nuestra imagen y semejanza, y respeto absolutamente la Fe, (musulmana, judía, católica, budista, protestante) Dios, Jehová, Ala… vive en mi corazón de persona, de animal pensante, de hombre.
Y los hombres somos seres sexuados, y el sexo y el erotismo son nuestra columna vertebral, asi que permítanme que les diga que el magnifico ritual católico de la transformación del cuerpo y la sangre de Cristo en pan… es la metáfora mas eróticamente humana que conozco.
Pensé en acercarme a comulgar… como no hacerlo ante semejante espectáculo!!…pero el sacerdote inhibió mi fervor religioso cuando recordó, antes de que nos acercáramos a recibir el santo sacramento, que para asistir al festín debíamos estar en ayunas de por lo menos una hora, y haber pasado por el confesionario… tan en serio se lo tomaba este cordero de Dios, que ante mi vista rechazo elegantemente darle la comunión a un anciano con Síndrome de dawn… no se si porque creía, en su condición de ministro plenipotenciario que el caballero no necesitaba de Dios en su inocencia, o si se le subió la hostia a la cabeza.
Este episodio no consiguió “bajonearme”, yo sabia que afuera me esperaba , en la Plaza de Ramos Mejía, una mesa reservada en el Restaurante Carmen… con mi tapa de pulpo a la gallega y mi paellita estilo argentino bien regada con un vino realmente extraordinario… blanco, clásico, y de uva torrontes, …
Mi compañera, ocasional, muy afectada por la ceremonia religiosa, acepto, con cierta timidez las  caricias que con el pie le enviaba a su entrepierna… gracias a Dios, y nunca mejor dicho, el abuelo conserva costumbres y entrenamiento físico suficiente como alegrar la velada de una muchacha “de las de antes”.


Lelan de Lely

martes, 19 de abril de 2011

Sin identificar

   

                                                                       "No hay hechos, hay interpretaciones"
                                                                                          Friedrich Nietzsche

                                                             
A su lado dormía Karen, aunque no estaba del todo seguro de que fuera ese el nombre de la rubia sueca que yacía de espaldas en su cama, con su cuerpo apenas cubierto por la sabana. Sabía, de eso sí que estaba seguro, que la había conocido en un bar de copas del barrio. Se fijo en ella, y dos horas más tarde estaban haciendo el amor en su apartamento.
Aún se respiraba en toda la habitación la almizcleña fragancia a sexo y Lucky Strike frío, junto al perfume de ella que, en ráfagas, invadía todo el ambiente.
Julián deslizó su mano con suavidad por su rostro y su pelo para intentar despertarla, mirándola con una sonrisa leve. La blonda mujer reaccionó con las primeras muecas del despertar, mostrando, entre parpados a media asta, su mirada celestial.
Julián preparó un aromático y reconstituyente café que llevó a la cama, y mientras intentaba comunicarse con ella entre gestos y palabras sueltas en ingles, observó a la hermosa mujer de marcados rasgos nórdicos; sus ojos celestes se movían dentro de un contorno de parpados afilados, y su mirada podía ser infinitamente dulce como cáustica, según lo que se propusiese; sus labios afresados, gesticulaban y se hincaban antes de ser besados;  su cabellera espesa y lacia enmarcaba sus pómulos agudos; sus hombros rectos y sus pezones redondos y rosados. Aunque por separados delicados como el oro, sus atributos estéticos unidos, más su actitud guerrera, la convertían en un autentica vikinga.
Julián tenia treinta y dos años. Era atractivo y sabía utilizar esa virtud con delicada maestría. Pocas féminas podían retraerse de su encanto aprendido con cada relación, con cada charla. Él no sólo era físicamente apetecible, dos horas diarias de gimnasio y una dieta milimétricamente equilibrada lo justificaba, sino que desplegaba unas tácticas de seducción que para una mujer eran sencillamente irresistible. Julián tenía la virtud de saber escuchar. Pero no sólo era que pareciera atender a la conversación de las mujeres con las que se relacionaba, sino que realmente mostraba atención y no perdía el hilo de la charla para poder meter sus comentarios a tiempo y demostrar que estaba realmente interesado en lo que ellas decían. Desde los veinte años aprendió que ellas simplemente deseaban a un hombre que las escuchara y que se interesaran por su placer, sin miedo a preguntar qué caricias eran las más placenteras y qué lugares de su anatomía eran los que las llevaban a ese lugar poco explorado del goce infinito.
La sueca continuaba bebiendo a sorbos cortos el humeante café, mientras lo miraba sonriente. Julián se dio cuenta de que se encontraba en uno de esos momentos en los que se pueden tomar dos decisiones cuando se está con una persona desconocida en la misma cama, y con la que horas antes se acababa de tener sexo: bien apurar el café y excusar la separación por el tiempo que no se tiene, o bien volver al reinado de los besos, lenguas y copulaciones con el aliento que aún quema. Para ambos fue inevitable sumergirse en la segunda opción, aunque para ambos también era cierto que el tiempo era escaso y no era cuestión de desperdiciar un buen polvo junto a un excepcional amante.
Julián acariciaba con su aliento los tobillos estilizados de ella. Subía por su pierna hasta su jugosa y húmeda sima del placer aún con el impregnado aroma del sexo de ambos. Viajó hasta su vientre y continuó hasta dejar su boca jugar con sus enhiestos pezones. Conquistó una vez más su cuello, haciendo que su lengua acariciara su yugular, para después dirigirse al tierno lóbulo de su oreja.
Entre el parpadear que lleva en sí el deseo de besar un cuerpo, percibió, de soslayo, que su cabellera dorada comenzaba a tornarse a un tono ceniza. Su piel blanca, casi rosada, mutaba a un tono entre gris y verdoso, sus ojos celestes que hasta hace segundo hacían juego con el color celeste de la sabana, comenzaron a opacarse. Julián se disoció de esa previa amatoria sobresaltado y enseguida se retiro al baño entre incoherentes excusas y un pronunciado temblor en sus labios.
Se refresco la cara, pasó agua fría por su nuca y se miro fijamente en el espejo, como intentando calmar su alucinación. Respiró profundamente, intentando calmar sus desbocadas pulsaciones. No había bebido lo suficiente como para que aquella extraña visión fuera producto de un delirio pasajero provocado por el alcohol. Se miró de nuevo en el espejo y se convenció que era una simple pesadilla, una tontería a la que no debía echar cuenta. Se animó a sí mismo y se volvió para salir de su inmaculado cuarto de baño.
Pero al regresar de nuevo a la habitación, volvió a ver a la mujer con la que horas antes se fundía desesperado en su cuerpo, en un estado avanzado de descomposición. Los ojos opacos y lentos, entre avejentados y lúgubres y que por momentos
 en blanco, como si diesen la vuelta sobre su propio eje. Su pelo era gris amarillento y algunos mechones caían a su lado como hilos tiesos. Su piel parecía un paspartú resquebrajado, una orla acartonada y tétrica. Sus hermoso pechos habían caídos mostrándose lánguidos, arrugados y mas parecidos a un odre de cabra. El hedor a putrefacción había sepultado toda la dulce fragancia anterior. 
La mujer sonreía como si nada pasase, lo que dualizaba la situación. Por un lado, su actitud normal podía responder a una actitud diabólica al completo, puesto que tenia toda la intención de aterrorizar a Julián, lo que le daba a la situación un plus mas de pánico. Por el otro, que fuera absolutamente ajena a su nuevo aspecto, lo que dejaba solo a Julián en el plano de la subjetividad.
Ahora, de su castellano arrebatado de solecismos con acento nórdico, salía una voz grave, espantosa, pronunciando palabras afectuosas y que por esto se volvían aun mas terroríficas. Al ver la cara de horror de Julián, inerte, en el umbral de la puerta y pegado al quicio, la mujer en estado de factorización intento acercarse para ver que le ocurría al hombre con el que acaba de dormir, intentando buscar esas muecas seductoras que la habían convencido para irse con él. Pero desde el rostro de Julián solo se apreciaban expresiones de espanto y horror, inmóviles en su semblante como una mascara de carnaval.
No podía emitir palabra. Mientras ella intentaba acercarse, calmarlo, mas se escandalizaba él. Extendió el brazo para poner distancia. Ya no podía mirarla mas por su cada vez mas avanzado estado de putrefacción. Ahora sus ojos eran de un pardo como solo pueden verse en algunos hongos; y su piel, a priori reseca, comenzaba a brillar con una humedad de aspecto mucoso, como si una infinita patina de seres necrófagos le devorasen la piel.  
La mujer, desconcertada, retrocedió, y al ir en busca de su ropa, Julián presto especial atención, pues su recorrido la obligada a pasar delante del espejo al costado de la cama. Cuando su figura, su horrorosa figura se reflejo ante el espejo ni se inmuto, lo que confirmaba que toda aquella transmutación mortecina era atributo solo de la mente de Julián. O no, porque  ahora surgía una tercera posibilidad: la de ser solo ella ignorante de su realidad. Para confirmar o descartar esto, tendría que tener la visión de un tercero. Mientras tanto la mujer, entre despechada y confusa, se preparaba para salir del departamento, no sin antes volver a interesarse por el estado de pánico de Julián. Hizo el ademán de acercarse, pero Julián repelo la intención extendiendo nuevamente sus brazos y escondiéndose de su miraba.
Tras el portazo que retumbo con la fuerza del despecho, Julián deambulo por su casa desconcertado. Pensó en seguirla para ver como reaccionaba la gente al verla. Entre tanta confusión, no advirtió que desde el balcón de su casa podía resolver esta posibilidad...no era un ojo dañado, unos labios hinchado, o alguna deformación llamativa disimulada por la ropa, era una persona en estado de putrefacción. Las dos o tres personas con las que se había cruzado no prestaron especial atención en ella. Solo un ventiañero se giro al verla pasar, lo que era absolutamente normal, pues le miro el tremendo culo que portaba, el mismo que, aun de madrugada, él había estrujado, cacheteado y adorado con pasión, y que ahora observaba como a una materia despreciable y temible, como toda ella. Deducido ese espantoso silogismo, estaba confirmado que todo ese mal viaje solo existía en su cabeza.
Respiro y se quedo profundamente dormido, extenuado, luego de un desgaste extremo al que lo había sometido tanto terror.
Luego de un par de horas de sueño profundo, deambulo por las calles de su barrio. Saludo a los conocidos que se iban cruzando a su paso. En ninguno advertía nada anormal. 
Comentaba el estado del tiempo con un vecino en el umbral del edificio cuando, al fondo de la calle, montada en una bicicleta, una mujer con el mismo aspecto tétrico que la anterior se dirigía directo hacia ellos. La reconoció por la bicicleta de paseo azul Decatlón, y antes de percibirla así, en ese estado de putrefacción, había sido para él ( puesto que el vecino que también la conocía del barrio ni se inmutó) una morena de estatura baja, de compactas caderas, cintura delgada, perfectos pechos, culo prieto, ojos negros intensos, rasgos aindiados que se acentuaban aun mas en su pelo azabache y un desenfrenada forma de copular con la que Julián supo deleitarse durante horas en su cama. Su voz grave, tan grave como puede ser la voz de una mujer sensual, lo saluda ahora con un graznido como de cuervo. A instancia del vecino, era evidente que era él quien las veía así, y mas aun, eran, hasta ahora, mujeres con las que había intimado. Ungido en excusas, se despidió de ambos y subió hasta el tercer piso de su departamento.
Se sentía agotado, el paso ulterior a todo gran pánico; aunque de a poco, como en toda catástrofe, comenzó a convivir con esa realidad. Pensó en hacer un recorrido por donde había mujeres que estén visibles, que no lo puedan ver y que, por supuesto, hayan intimado con él. Se le ocurrió una dependienta del barrio, en ir y espiar desde la acera de enfrente. 
Detrás de sus gafas oscuras, y tras el cristal del escaparate, otra vez el horror de un cuerpo, antes deseado, convertido en materia incinerable. De la boca pálida de la mujer, una sonrisa roedora e infinita, por la piel corroída de sus labios, cada vez que alguien requería su atención, y en el devenir, dejaba tras sus pasos varios retazos de piel muerta. Nada que hacer ante la evidencia. Era una confirmación que, esa nueva realidad se representaba con procesos idénticos. Solo restaba saber como se relacionaría con ese sentimiento único y sin precedentes.
Guareció en su casa durante días. Intento darles vueltas al asunto encarando la situación por todos los caminos posibles. En el universo de los porque se perdía hasta caer en una frustración irreparable que lo hacia encerrarse aun mas. Desde la oscuridad total, intentaba imaginar escenas sexuales en donde había sido infinitamente feliz.
Cuando por espacios oscuros, que se confundían con la realidad, se quedaba dormido, volvía hacer el amor en sueños, en escenas repartidas (con ese orden caótico que tiene el plano onírico) entre las tres mujeres que había visto deformadas por el paso del tiempo que se ensaña en los cuerpos sin vida, y se sobresaltaba al despertar en esa nueva realidad.
De toda esa cultura del encierro delimitado por las paredes de su casa, reconoció que si quería tener sexo con mujeres que no le supieran a descomposición y muerte, debía hacer por obligación lo que hasta ahora había hecho por diversión: relacionarse sexualmente con una mujer distinta cada vez, y solo una vez; es mas, apenas terminase de intimar con alguna de ellas evitar el paso de las horas para no encontrarse con el horror de esos cuerpos decrépitos. No puedo evitar pensar en el amor, en la aceptación extrema a la que estaría supeditado en el caso de enamorarse.
Por ejemplo, recordó a Roxana; su cuerpo de ébano esculpido en una piel tersa, con la misma textura de un globo. El agua sobre su cabello rizado y sobre su cuerpo siempre convertida en infinitas gotitas que se deslizaban y se unían como el mercurio, sus muslos firmes, sus contornos esculturales. Como era posible que ya no pudiese ver a esa belleza sin el deterioro de un cuerpo en descomposición. Lloró desconsoladamente, como si de repente todo se le cayera encima. Veía irse la vida en los cuerpos amados y no podía hacer nada




Se llamaba Cristina la mujer con la que Julián llevaría hasta el final su subjetivas visiones, y el encuentro transcurrió en casa de ella.
Había sido ella, en el gimnasio, quien lo había hecho casi todo para estar a solas con él; con sus miradas ininterrumpidas, allá donde él se moviese. Mientras Julián fortalecía sus pectorales, ella se ejercitaba en la maquina escaladora, justo por delante de él, dándole la espalda, bien arqueada, desde donde se deslizaban gotitas de sudor que viajaban hasta su culo en pompa. A través del espejo lo miraba, y lo invitaba a imaginar ese mismo culto de nalgas desnudas y dispuestas frente a su excitación, con la seguridad que tiene una mujer muy atractiva al borde de los cincuenta.
Desde que había comenzado su conciencia de metamorfosis extrapolar, solo había intimado con Manuela, y ésta, por fortuna, había elegido irse antes de la violenta interpretación.
Fueron apenas segundos en los que se debatió entre el placer de otro seguro buen polvo, al subjetivo y tan real horror. Decidió por el placer. Y se envalentonó aun mas con la elección cuando decidió llevar su alucinación hasta el final. Lo vio claro: la única manera de terminar con ese terror era enfrentarlo, incluso intentar regodearse en él. Entender su locura, era insertarse en ella, convivir en ella. Soportaría hasta las ultimas consecuencias, hasta ver donde podía llegar su patología.
Había pasado la noche con ella. Disfrutando como un condenado al que se le termina la libertad, Julián se había movía frenético dentro de ella. Entre sus manos, había ahorcado los tobillas de Cristina y desde estos estiraba y contraía el cuerpo de la entregada mujer. Y cuando la respiración estentórea de ella anunciaba el éxtasis, utilizo su erección como un puñal, siendo conciente que todo ese placer se convertiría, en pocas horas, en una convivencia con el estupor. Cristina se había desplomado a su lado, y aun con la carne freída por el sexo, se quedo dormida.
Julián, en cambio, estuvo en vela toda la noche, como queriendo anticiparse al horror inminente.
El insomnio fue arengado por una mezcla de terror y morbosidad; por intentar verse como un amante necrófilo, por buscar la belleza en la podredumbre, por escalar hacia los instintos mas bajos;  pasar la lengua por lo putrefacto, buscar amor y consuelo en el propio dolor. Quizás, por que no, rearmarse de amor en la catástrofe. No existe un solo veneno que no sea útil para algo, pensó.
Pero cuando despuntaba una suave luz en la ventana, y agotado por sus tribulaciones, se quedo profundamente dormido. 
A las pocas horas, abrió los ojos. Sobre la ventana, la luz destellante del alba. Apretó fuerte sus parpados, y por debajo de éstos, su visión era como la visión a través de un microscopio, con seres que se movían frenéticos por el lente.  
Con el corazón que rebotaba fuerte contra su pecho, comenzó a oler ese hedor nauseabundo de la descomposición.
Cristina ya no era la atractiva catalana origen irlandés, con su rebelde pelo rojizo encendido como la lava, su piel exquisita poblada de pecas y sus ojos azules de mirada inquisidora. Su pelo era como la ceniza, el eritrismo sexy de su piel se había convertido en un prado de fresas putrefactas,  y sus ojos languidecían. Otra vez, ante sus ojos, esa realidad sinuosa y espesa como un intestino.
Aun así, Julián tomo sus mejillas entre sus manos y la besó en la boca. Sintió esa piel fría y viscosa; sus labios, sabían a bocanadas de tacho de basura. Hasta ahora su terrible interpretación había abarcado vista, olfato y oído, pero ahora comprobó que el tacto y el gusto también se sumaban. El conjunto de su feminidad, era todo un epíteto de defunción. Por lo  poco que se había atrevido a investigar, lo que padecía, por su grado de conciencia, era alucinosis, no alucinación; la diferencia radicaba que en la alucinosis se era conciente de una subjetividad errónea, mientras que en la alucinación hay un convencimiento absoluto de la realidad. 
Con una furia que perseguía un atisbo de revelación, lamió su cuello y sintió una tremenda nausea que lo obligo a separarse de la mujer. Tras el disimulo de un repentino dolor de estomago, Cristina, desde su amabilidad pestilente, le ofreció una infusión de manzanilla, pero Julián no aceptó, pues demoraría mas su cometido de ver algo mas allá de lo hasta ahora vivido.
Volvió a besar su cuerpo y, sin amedrentarse, se sumergió en esa factorización del cuerpo antes amado. Sentía contra su pecho la piel mortecina, su pene resbaladizo entre la materia viscosa en las antípodas de la vagina. Entre la humedad de sus dedos se quedaban pegados los cabellos cenizos y tiesos de Cristina.
Mas manipulaba el cuerpo de su amante en descomposición, mas se aceleraba el proceso de putrefacción, como si sus caricias incitaran aun mas  la visita de los repugnantes organismos unicelulares
Encapsulado en ese delirio de amor cataléptico, sumergido en ese placer que ahora le daba la vida que se escapa de un cuerpo y que de inmediato es invadida por otras vidas incomprensibles a la vista humana, todo pareció encarrilarse en su interior. Pareció encontrar el único amor verdadero, el sentimiento mas profundo del amor. Todo aquella realidad que se le antojaba terrorífica, era el paso previo al inmenso goce, una especie de orgasmo constante. Julián Di Pietro, había comprendido todo en un instante, como se comprenden las cosas mas profundas, esas que carecen de memoria pero tienen mas fuerza que el recuerdo mas hondo y que, si se ven desde fuera parecen un arbitrio del destino.
Julián sintió una excitación desmedida. Un antagonismo del placer. Todo lo que le repelía hace segundos, ahora le atraía descontroladamente. Hundió su nariz en el pecho de la decrepita y respiro el hedor sintiendo un placer jamás experimentado, ni siquiera en el recuerdo del polvo mas eximio se comparaba. Lamía su piel y la encontraba como un exquisito manjar erótico. Su virilidad tiesa como el hierro, el color de su glande era punzó, como una amapola silvestre; era tanto la excitación que le lastimaba, y  por eso, restregaba como poseído por una repentina urticaria hasta incluso lacerarse el glande con la aspereza de la sabana. El tremendo hedor que lo visitaba desde la vagina, lo atrajo con la pasión devoradora de un unicelular mas, y como uno de ellos, se abría camino hasta saborear el ahora exquisito sabor a putrefacción. Con su pecho lijaba la piel el vientre de ella. Llevo su pene hasta la entrepierna, y el singular contacto de su verga con la vagina, lo sumió en un delirio extremo, como el creyente que con su dedo siente el contacto del dedo de su dios.
Subvertido por el deseo mas irresistible, penetro a la mujer y el goce fue infinito. Cristina, que al principio de ese despliegue de vigor sexual se había sumado al delirio, comenzaba a dar signos de incomodidad. Tanto frenetismo empezaba a incomodarla. Por medio de gestos, dio a entender que su satisfacción había llegado al limite. Pero Julián estaba poseído, sumido mas en una fiesta masturbatoria que condescendiente. La mujer le pidió, entre suspiros desesperados que por favor que parase, que estaba agotada. Ante la indiferencia de Julián, la mujer, aterrorizada, intentaba quitárselo de encima como a un ser indeseable.
Cristina clavo sus filosas uñas en el pecho de Julián; lejos de amedrentarlo, su propia sangre en su pecho y la horrorosa hermosura de ella, horrorosa y hermoso como puede ser una noche de tormenta en el que el cielo es blanco, lo colmo de una excitación alienante. Dos golpes certeros dejaron inmóvil Cristina, y quizá sin vida.
Con el cuerpo inerte de la mujer, Julián le hizo el amor con una pasión desmedida, como si en ello le fuese su ultimo contacto conciente con el amor, aunque no era un placer de resignación, como cuando sabemos que hay que disfrutar de algo por su inminente final; sentir los trozos de ese cuerpo deslizarse por su garganta, era el supremo goce. Entre besos inconexos por su rostro, cuello y pecho, fue devorando la piel de la mujer. Descendió hasta la entrepierna, dejando tras su descenso, en diferentes zonas del estomago, las honduras de hasta donde eran capaz de llegar sus mordiscos.
En frente a su jadeante deseo, la vagina; tomo con sus manos la cintura del cuerpo, fundió sus antebrazos entre la convexidad de las caderas; avanzo, y no se detuvo hasta recorrer el camino inverso del nacimiento. 



Andrés Casabona